Publicidad

Artículo. EL CAPITALISMO NO GATEA, CAMINA A SALTOS


EL CAPITALISMO NO GATEA, CAMINA A SALTOS


SEAN ESCÉPTICOS CON LOS VATICINIOS A MÁS DE 1 DÍA VISTA


Un par de semanas, en agosto, visitando a la familia en el sur de España, me ha permitido, aparte de disfrutar de la playita y el “pescaito”, sondear como se percibe la situación financiera en nuestro país y pulsar las inquietudes, valoraciones, reflexiones y soluciones que mis parientes aportaban. Como ellos sabían que yo manejaba algo más de información, el terreno quedaba abonado para que las tertulias se plantearan sin forzarlas.



La rutina conceptual que a todos unía era la de considerar el entorno socioeconómico como algo lineal, que avanza despacio y siempre en la misma dirección y que por tanto sería predecible. Con este entramado ideológico, el siguiente paso es ensañarse con los próceres que nos gobiernan (ya sean del municipio, de la comunidad autónoma o del gobierno de la nación), en una hilvanada historia de acontecimientos que desencadenaba concretando la culpabilidad de la situación en los políticos que ahora ostentan el poder.





Curiosamente nadie echó la culpa a personas o instituciones de fuera del país. Nadie se acordó del Banco Central Europeo, del FMI o de la Reserva Federal norteamericana. Y por supuesto nadie se remontó en el tiempo para designar como culpables de lo que ahora estamos viviendo a políticos o banqueros que manejaban las riendas en décadas pasadas.


El signo político de mis contertulios les llevaba a alojar la culpa en los dirigentes del partido político rival. Es muy sencillo criticar el rival cuando lo verdaderamente meritorio es cuestionar a los afines.


Mi argumentario intentaba deambular por otra senda. El mantra que les lanzaba era el de no considerar el entorno socioeconómico como algo lineal, sino como algo caótico y por ello más regido por las leyes de los sistemas dinámicos avocándonos a un futuro imposible de ser vaticinado.


Si el punto de partida es este, el veredicto sobre lo que está ocurriendo en el ámbito económico, y sobre los posibles culpables, toma otros derroteros. No debo machacar a los políticos por errar ya que tenía claro que lo iban a hacer y también sabía que sólo lo comprobaríamos al final del proceso, cuando el daño ya estaba hecho. Lo preocupante es que no aprendemos que no aprendemos y esto si que es criticable, sobre todo en el que tiene el poder legislativo y ejecutivo.


Si a esto le unimos que apenas hay generación de ideas propias ya que las decisiones que se toman son las que idean los lumbreras de los países dominantes (EEUU, Alemania), es de esperar que como manos débiles que somos los españoles (aprovecho el símil con el pequeño inversor bursátil, al que se le denomina mano débil), estemos tomando decisiones que le interesan a ellos y no las que podrían servirnos, aunque de nuevo, como nos movemos en entornos caóticos, sólo al final del proceso podremos confirmar que erramos en el diagnóstico del problema y por ende en las soluciones que se implementaron.


Los que nos gobiernan, sean del signo político que sean, han sido instruidos para moverse en un entorno lineal, y por ello, cuando asistimos a estas sacudidas inmisericordes del entramado socioeconómico, viciado por varias décadas de un liberalismo económico que se ha corroborado fallido, la solución que adoptan es dar puerta a los que nos han guiado intelectualmente para dar entrada a los que detentaban la cúspide de los doctos hace 30 años y que la abandonaron obligados por que también fallaron estrepitosamente. Los keynesianos vuelven a la palestra aupados por el derrumbe del edificio forjado por el liberalismo desde Reagan y Thatcher.


Si hace 3 décadas el proceso arrojó información en contra de las prácticas keynesianas, en los últimos años hemos asistido al final de un proceso en el que se han mostrado equivocadas las prácticas de la ortodoxia liberal. Es muy probable que dentro de unos años (varios lustros) nos cercioremos de que los que ahora están tomando decisiones e intentan encarrilar el desaguisado financiero al que nos hemos visto abocados, han vuelto a equivocarse.


Es lo que tienen los entornos caóticos y las dinámicas no lineales. Ni que decir tiene que con este argumentario, al menos, conseguía desconcertar a mis interlocutores ya que eliminaba los anclajes típicos en los que apoyarse para despotricar sobre los que nos gobiernan.


En bolsa ocurre lo mismo. A periodos de cierta linealidad le suceden discontinuidades matemáticas que nos sumergen en periodos caóticos de los que no hay forma de saber como saldremos.


Ni los sesudos razonamientos del llamado analista fundamental, que sigue interpretando el ámbito financiero desde un punto de vista lineal, ni la subjetiva interpretación de gráficos por parte del llamado analista técnico, conseguirán niveles de acierto útiles en el imposible arte de vaticinar el futuro en sistemas dinámicos no lineales. Los dos sufren peligrosamente de ilusión de control aunque pocos alcanzan a asumirlo. El primero sigue engañándose al creer que con un somero esbozo de las condiciones iniciales (unas pocas variables) será capaz de articular modelos que consigan replicar la realidad y vaticinar el futuro, el segundo se apoya en algunos aciertos y olvida cientos de pronósticos errados.


Nunca consideré razonable, desde un punto de vista científico, emplear las rutinas del analista fundamental para encarar la inversión en los mercados financieros, sin embargo, si le he dedicado mucho tiempo a la teoría y la práctica de lo que podría definir como una actividad quiromántica, el análisis técnico, aunque hace tiempo ingresé en el grupo de los que también lo descartan como herramienta útil.


ibex 35


La senda por la que intento medrar es la de la matemática y la probabilidad, mucho más aséptica, probablemente más metódica con el riesgo aunque genera menos titulares jugosos para el gran público.


CORTO PLAZO:


El primer gráfico que inserto muestra una herramienta de creación propia que denomino “curvas de probabilidad de éxito” de la que ya he escrito en muchos artículos. Emplea la matemática de la distribución hipergeométrica de probabilidades y los datos que aporta el oscilador MACD en cada una de las empresas del Ibex 35. Sin entrar en más detalle sobre su elaboración, este gráfico nos aporta información objetiva, aportada por la matemática del MACD, del conjunto de los valores del Ibex 35. Nos dice que 29 compañías del Ibex 35 son alcistas según el macd semanal (aquí no entra la subjetividad de la interpretación de humano alguno) y esto consigo trasladarlo a una probabilidad concreta mediante la distribución hipergeométrica. Desde hace algunas semanas, esta herramienta certificaba que la probabilidad de salir victorioso con una cartera alcista, montada con valores del Ibex 35, superaba el 50%.


Esta herramienta nos dice como están las cosas a día de hoy y lo que podemos inferir es que el corto plazo aún será benévolo con los alcistas. Sólo podremos estar seguros hasta la siguiente actualización de la herramienta.


Si lo que el lector demanda es algo de vaticinio, los siguientes 2 gráficos aportan referencias indirectas interesantes.


bonos y volatilidad


Las curvas rojas son curvas de desviación estándar acumulada, montadas sobre 150 sesiones. Me encantan este tipo de gráficos ya que conseguimos transformar la caótica evolución de cualquier activo en una especie de oscilador que se moverá entre 2 extremos. Cada vez que se acerque a la zona de +2 desviaciones estándar nos estará alertando de posibles techos, mientras que en la zona de -2 desviaciones estándar tendríamos posibles suelos. En el caso del Bund alemán se percibe un posible techo a primeros de septiembre de 2010 por lo que es factible pensar que le queda camino a la baja, algo que debería venir bien a las bolsas.


En el caso de la curva de desviación estándar acumulada sobre DJ EUROSTOXX 50 VOLATILITY INDEX el techo se materializó hace muchos meses (a mediados de mayo de 2010) y desde entonces se percibe cierta inercia bajista que también es aprovechada por las bolsas para ganar posiciones. Aún está lejos de posibles suelos y si prosigue su camino a la baja las bolsas lo aprovecharían para apreciarse.


Estoy generando un menú en la parte izquierda de este blog en el que tendrán una serie de entradas en las que podrán seguir a diario los gráficos de los bonos y la volatilidad y sus curvas de desviación estándar acumuladas, montadas sobre 150 sesiones. También tendrán los gráficos de algunas divisas, entre ellas la de la curva euro/yen.



Como suele ocurrir, la posible calma chicha que inferimos al visualizar el aspecto de bonos y volatilidad, el riesgo y la necesidad de prudencia nos lo aporta el aspecto de la curva euro/yen. La correlación positiva entre curva euro/yen a la baja y bolsas a la baja nos obliga a ser cautos ya que tenemos al yen cerca de los mínimos fijados el 24 de agosto de 2010.


RESUMIENDO:


He pretendido diferenciar lo que son herramientas objetivas de las que nos permiten lanzar augurios. Las objetivas nos dicen que globalmente el selectivo Ibex 35 mantiene de fondo un sesgo alcista desde hace semanas, como bien explicita mi gráfico de probabilidad de éxito. En cuanto a las herramientas indirectas que nos permiten lanzar vaticinios, también apuntan a que el comienzo de septiembre podría proseguir como ha comenzado, esto es, con cierta calma en las bolsas si miramos a bonos y volatilidad, aunque si visualizamos la curva euro/yen, un sudor frío debería recorrer nuestra espalda.


De todas formas, la validez de estos comentarios tiene fecha de caducidad en la próxima actualización de estas herramientas, lo que implica que mañana habrá que volver a analizarlas y a obtener conclusiones.


Lanzar vaticinios a plazos mayores son ganas de entrar en dinámicas fútiles y abocadas al fracaso, aunque tristemente es lo que parece demandar la masa de inversores. Este artículo, por lo tanto, no va dirigido a la masa sino a aquellos que han conseguido, con esfuerzo, escapar a los mantras en los que a todos nos han adoctrinado.



Los gráficos insertados en este informe se envían a diario a los suscriptores de ESINVER.


Aquél que quiera recibir, sin compromiso alguno, durante una semana, los 3 boletines diarios que generamos, sólo tiene que solicitarlo en la dirección info@esinver.com y aportar una dirección de correo electrónico.


Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>